El DLM es una técnica de masaje manual, muy superficial, lento y preciso, que activa la circulación linfática para que no se estanque ni se sature el organismo de sustancias que éste debe eliminar. El efecto conseguido es de activación, favoreciendo así el drenaje y vaciado del líquido linfático- linfa, de forma muy superior a otras formas de masaje. Además, las maniobras manuales siempre son indoloras para el paciente.

Sus aplicaciones son muchas y variadas: acné, edemas (faciales, traumáticos, linfáticos, por embarazo), prevención de estrías, descarga de las piernas, varices, pre y post-cirugía, celulitis, enfermedades crónicas de las vías respiratorias (rinitis, sinusitis, faringitis, amigdalitis, bronquitis). También muy indicado en el campo de la oncología para el tratamiento del linfoedema, elefantiasis, complicaciones linfáticas posteriores a la cirugía estética (hematomas), artrosis y afecciones de las partes blandas (capsulitis, tendinitis).

Esta técnica es básicamente una prescripción facultativa y debe ser realizada exclusivamente por un terapeuta cualificado para garantizar la eficacia y resultado del tratamiento.

Artículos interesantes relacionados con el drenaje linfático manual:

Drenaje linfático manual, todo lo que debes saber.

El drenaje linfático, sus indicaciones, beneficios, reconocer un buen drenaje.

Los beneficios del drenaje linfático.

Contraindicaciones del Drenaje Linfático Manual.

Los beneficios de la presoterapia.

¿Por qué se engorda durante la menopausia? 8 claves para evitarlo.

 

Siempre hacemos un tratamiento a medida para cada paciente con la intención de sanar la causa y el efecto de su dolencia, con el fin de conseguir los resultados más óptimos.